Ensayo sobre la revolución digital y la traducción

La revolución digital comenzó en la década de los 60 y culminó treinta años después, cuando que se pudieron digitalizar los sonidos, las cifras, imágenes y palabras. Durante los años 90, las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) reorganizaron nuestro modo de vida, de comunicarnos y de aprender.

El aprendizaje de los traductores se ha visto afectado porque, desde el momento que salen de las aulas universitarias, continúa su formación ininterrumpidamente. Mientras que antes, lo habitual era hacer cursos y acudir a conferencias, ahora tienen la posibilidad de utilizar una serie de recursos de forma autónoma, gracias a las TIC. Un ejemplo de ello, son todos los cursos de idiomas o de programación en línea, que les permiten aprender a manejar sus herramientas principales para ser un buen traductor. Algunos programas de memorias de traducción o de traducción automática, como Trados y Déjà Vu, son innovaciones que han repercutido en el método de trabajo. Atrás quedó la imagen del traductor con cientos de libros y diccionarios a su alrededor, como únicas fuentes de documentación y formación.

El aprendizaje informal (autónomo y diario) es progresivamente un aspecto más importante de nuestro aprendizaje, restándole importancia a la educación formal (mediante cursos formativos) (Siemens, 2005). Por ello, el aprendizaje en el siglo XXI se inclina por una visión de la formación como un modo de ser, es decir, un conjunto que incluye un constante desarrollo de actitudes, conocimientos y prácticas (Vaill, 1996).

La “era digital”, revestida de buenas intenciones, ofrece nuevas formas de organización, creación, comunicación, colaboración, producción, difusión de la información (llegando a afectar incluso la noción de la propiedad intelectual) y consumo (Observatorio para la CiberSociedad, 2009). La revolución digital a la que hacemos frente tiene como característica principal la publicación de obras de referencia, revistas científicas, libros electrónicos, y todo tipo de material, en línea, que sirve como medio didáctico.

No solo se ve afectado el proceso de la traducción, habiéndose convertido en una labor más sencilla gracias a la creación de nuevas herramientas de traducción y otro modo de documentarse, sino que también afecta a la producción y al consumo de estos documentos creados.

El saber-cómo (know-how) y el saber qué (know-what) se complementan con el saber-dónde (know-where), de modo que se aprende dónde hallar el conocimiento necesario para ir construyendo los cimientos del traductor (Siemens, 2005). Esta afirmación se puede relacionar con el campo de la traducción, puesto que estos profesionales están obligados a formarse día a día, adquirir el mayor bagaje de lecturas y conocimientos posibles, al igual que aprender a documentarse y manejar las herramientas de traducción.

A pesar de todo, también hay consecuencias negativas, como por ejemplo, la desaparición de muchos puestos de trabajo al sustituir a una secretaria o telefonista por un ordenador, o a un establecimiento minorista por una tienda en línea, entre otros. Actualmente, el traductor cuenta con muchos más recursos y medios para tener dentro de su alcance lo necesario para cumplir correctamente con su labor, y por encima de todo, estar exento del desvanecimiento del mercado laboral, puesto que ninguna máquina podrá sustituir el proceso de contextualizar un documento, entender su propósito y transmitirlo, encuadrándolo lingüística y socio-culturalmente.

 

Bibliografía

Bonk, C. J. (2009). The world is open: how Web technology is revolutionizing education. San Francisco, California: Jossey-Bass.

García, J. A., Arévalo, J. A., & Rodero, H. M. (2010). Los libros electrónicos: la tercera ola de la revolución digital. Anales de Documentación , 13, 53-80.

Observatorio para la CiberSociedad. (2009). Crisis analógica, futuro digital. IV Congreso de la CiberSociedad. Barcelona: Línea Editorial.

Siemens, G. (2005). Conectivism: A Learning Theory for the Digital Age. International Journal of Instructional Technology and Distance Learning , 2 (1).

Vaill, P. B. (1996). Learning as a way of being: strategies for survival in a world of permanent white water (The Jossey-Bass Business & Management series ed.). San Francisco: Jossey-Bass.

 

 

Esta entrada fue publicada en La revolución digital y la traducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s